Mindful eating, los beneficios de una alimentación consciente - Portada

Mindful eating: los beneficios de una alimentación consciente

A lo largo de las últimas semanas, he hablado en muchas ocasiones sobre la importancia y los beneficios de meditación. En este post, quiero hablarte de algo distinto pero que guarda una gran relación con los principios de la meditación y el mindfulness: la alimentación consciente.

¿Qué es el mindful eating?

Para explicarlo de una forma sencilla, lo mejor es una analogía: si en la meditación se utiliza la respiración consciente, tomar algo que hacemos de manera automática y controlarlo, en este caso hablamos de su aplicación al acto de comer.

Mindful eating, los beneficios de una alimentación consciente - Comer con palillos

En el fondo, la alimentación consciente sería algo muy similar a meditar con la comida. De hecho, los objetivos son los mismos: lograr una mayor concentración, tener un mayor control sobre lo que le ocurre a nuestro cuerpo, en este caso respecto a lo que comemos, y disminuir el estrés o la ansiedad.

Pero, ¿cómo se realiza una alimentación consciente?

Los pasos para practicar el mindful eating son realmente sencillos. De hecho, es muy probable que los estés dando, ¡algunos de ellos no son más que aplicar lo que siempre nos han dicho cuando éramos niños!

  • Debe comerse sólo cuando se tiene hambre: no por ansiedad ni porque confundamos las señales que envía nuestro cuerpo. Por ejemplo, a veces la sensación de sed es similar a la del hambre, por lo que está bien beber un vaso de agua antes de comer.
  • La comida es un ritual al que debe destinarse el tiempo necesario. Come despacio y dedícale, como mínimo, 20 minutos. Por supuesto, elimina otros estímulos como puede ser la televisión.
  • Es importante sentarse en la mesa y servir los alimentos en platos o cuencos. Elimina por completo manías como comer de pie, directamente de los envases o de los recipientes donde has cocinado. En este sentido, lo ideal es preparar tú mismo cada plato para saber qué es exactamente lo que vas a introducir en tu organismo.

Mindful eating, los beneficios de una alimentación consciente - Cocinar

  • Sé consciente del acto de comer: pon atención a los sentidos que disfrutan de la comida, desde la vista hasta el olfato y el gusto. Analiza los aromas y sabores, intenta comprender cada bocado. También presta atención a los procesos que se inician en tu cuerpo, qué provoca la alimentación.
  • Es recomendable abrirse a todo tipo de alimentos desde la comprensión y la consciencia de lo que comes: esto es un ejercicio, como la meditación, no una dieta; no hay nada vetado. Tú mismo aprenderás qué puedes y qué no puedes comer según escuches a tu cuerpo, pues sabrás cómo te afecta cada comida en el ánimo y en el organismo a medio y largo plazo.
  • Deja de comer en cuanto notes saciedad. No hace falta sentirse lleno, simplemente guíate por las señales que te lleguen: pronto sabrás cuándo has comido suficiente.

¿Qué resultados tiene la alimentación consciente?

Relacionado con el último punto, si sigues el mindful eating sólo comerás lo que necesitas. Cuando comes muy rápido, no das tiempo a tu organismo a generar la sensación de saciedad: si comes despacio y de una manera consciente, evitarás que eso ocurra.

¿Qué implica esto? Que llevarás una alimentación mucho más equilibrada, lo que es clave para evitar el sobrepeso. Además, con este ejercicio se aprende a evitar los atracones que puede generar la ansiedad. Todo ello, sumado, ayuda a evitar el estrés.

Mindful eating, los beneficios de una alimentación consciente - Tostas

A largo plazo, la alimentación consciente ayuda a perder peso o a mantenerlo en unos niveles saludables. Esto es posible porque se trata de un cambio de mentalidad, es un proceso de aprendizaje, no una dieta con posible efecto rebote.

Como has podido ver, el mindful eating o la alimentación consciente tiene una gran relación con la meditación. En realidad, ambos ejercicios buscan conocerse mejor y nos permiten vivir con un cuerpo y una mente en mayor armonía. ¿Qué opinas? ¡Soy toda oídos!

Respira, Enfoca, Medita, Siente.
Hasta la próxima.
Aum!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *